Umbral, Coixet y las putas albinas

Contenido completo sólo para clientes

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS
EXTRACTO GRATUITO

Madrid es lo que te pasa mientras haces otros planes. Un lugar donde se puede presentar un partido de fútbol, jugarse un libro, dictar una película. Una capital es el lugar donde uno tiene la sensación de que puede ocurrir cualquier cosa aunque luego las cosas ocurran en el desierto del Gobi. En Madrid hay pocos palacios modernistas pero ninguno como el de la SGAE y ninguna Sociedad General de Autores como la nuestra. Allí se presentó un libro sobre mi admirada Isabel Coixet escrito por mi no menos admirada Cristina Andreu. Cristina Andreu es directora de cine y muchas otras cosas. Isabel Coixet es hada madrina de las palabras que transforma El animal moribundo de Philiph Roth en una defensa de las mujeres, del amor y del menos común de los sentidos que es el del sufrimiento. Todo esto es Elegy y mucho más es Una mujer bajo Influencia con un dibujo de Zoe, la hija de Isabel y mucho talento de la Coixet y de Cristina Andreu, que se permiten dirigir sus afinidades antes de dirigir sus vidas.

Si un artículo es la mejor manera de fracasar como dijo Umbral, el Café Gijón es el mejor lugar para hacerlo. Y la novela de Diego Medrano Una puta albina colgada del brazo de Francisco Umbral, la mejor lectura para ese lugar. Medrano no ha convertido a Umbral en personaje de novela. Ya lo era, pero ahora protagoniza su retrato del artista que no ha querido dejar de ser adolescente. Medrano ha escrito sobre los jóvenes que vienen a Madrid a comerse el mundo y a algunos se los acaba comiendo la Gran Vía. Otros se comen el Festival de Berlín como Isabel Coixet, que triunfó en Berlín para poder hacerlo en la Gran Vía. Coixet hace cine igual que Umbral hizo artículos....

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA GRATIS